,
Martes, 21 de Setiembre de 2021
Marzo 31, 2021 > Archivo Confidencial

Célida... y las feministas

Por Armando Vasquez A.

AH QUE Célida López. A toro pasado y a toro presente, resulta divertido darle seguimiento a las expresiones, gestos y hasta llantos que le imprime la alcaldesa de Hermosillo a sus elocuencias emocionales. 

Ya la hemos visto, desgañitándose mentando madres cuando fue preca,  llorar, cantar tocando la guitarra, señalar que maten a los narcos, decirnos a los hermosillenses alcohólicos, se vio curiosa cuando manejó la cuatrimoto en un evento de seguridad pública, o subirse a los camiones recolectores recogiendo basura en algunas casas, lo suficiente para el video o la foto; y de lo último, cuando llamó taradas a las feministas cuyo control lo tienen al “abrir o cerrar las piernas”. 

Por esta declaración https://bit.ly/3dhTIYo  contra las que usan pañoletas verdes, así como por llamarlas taradas, las señaladas conformaron el "Colectivo Las Taradas" (mal nombre porque les van a decir taradas, ahi vienen las taradas, allá van las taradas, se van a manifestar las taradas, aaaah, esas taradas ¿verdad?) que pidieron vía Exchange.org que le apliquen un correctivo a Célida y en casi tres horas rebasaron las 600 firmas. https://bit.ly/31BsMNA  

Dos o tres días antes se lanzó con todo contra Javier Gándara (cuyo nombre no dijo, pero lo dibujó en base a períodos de gobierno) a quien, dijo, le tiene preparada una demanda penal –yo, como Santo Tomás--, por el asunto de la planta tratadora de aguas residuales y el pago mensual millonario que realiza Agua de Hermosillo a cuya empresa construtora busca quitarle la concesión. https://bit.ly/3cCnJml  


De hecho, el tema de la PTAR había dormido el sueño de los justos desde diciembre pasado. Lo volvió a reabrir lo que contextualizó algo que yo desconocía entre Célida y Javier: se odian con odio jarocho. 

Ya en su momento actuó contra los concesionarios de alumbrado público a los que de todas maneras pagó y la consecuencia son pedazos de ciudad a oscuras. Luego se dio aquel agarre que esta inconcluso, contra la empresa que maneja el traslado y recibimiento de la basura. 

A lo mejor se me pasa alguna otra curiosidad, pero un hecho innegable es que, entre escándalos, madrazos, llantos, risas, injurias, divorcios, denuncias, narco mantas, infidelidades, complicidades políticas de todo tipo y supuestas luchas contra la corrupción, Célida no deja de estar en el ojo del huracán y por ende en la vista de los hermosillenses, lo cual no es fácil. 

Es que lo importante es que te vean, como le aconsejan sus mercadólogos españoles, ya después se verá cómo se arregla el entuerto que hizo y el cual no llega a la mayoría sino a unos pocos. En esa diferenciación entre los que le visualizan y los que le juzgan, lleva las de ganar-ganar. 

De hecho, poco le importa la relación con Alfonso Durazo pues no han podido hacer equipo para trabajar unidos en la campaña. A lo mejor el origen está en que ambos personajes pertenecen a diferentes grupos cupulares con sede en CDMX.  

Ese sentimentalismo exacerbado le ha ocasionado problemas como cuando habló de lo chingón que era Norberto Barraza como funcionario. Sudó para quitárselo de encima como opositor cuyo objetivo logrado se conocerá este próximo lunes cuando se registren las candidaturas. ¿Qué otras sorpresas nos tienen preparadas…? Suena un tanto divertido, aunque claro, en equivocaciones le va ganando Alfonso y por mucho. 

Por cierto, el síndico Fermín González la reemplazará durante su campaña por la reelección. 

Lo que no he visto es su combate a la corrupción. Tanto que invirtió en convertir vía redes a Maloro Acosta como un monstruo, lo peor de lo peor y en dos años no logró concretar ni una sola demanda penal por malos manejos o vaya, una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción. De hecho, en ese mismo tenor de falta de pruebas tampoco logró que se le estableciera al ex alcalde un juicio político. 

Tampoco actuó contra el maridaje corrupto que existe entre esa dirección de jueces calificadores, policías, cajeras, funcionarios de tesorería y hasta quienes manejan los corralones, dinero que se desvía a bolsillos de funcionarios que ella debe conocer y no entran a las arcas municipales… es algo así como una veintena de millones de pesos mensuales como mínimo, sobre todo, en lo que implica la detención de autos y personas en retenes anti alcoholismo. 

¿Y lo de las multas inventadas?... ¿ha checado lector que debe multas que no recuerda pero que aparecen en el portal ayuntamiento https://www.hermosillo.gob.mx/ allí donde dice pago de multas y le pide las placas de su carro y su RFC con homoclave? Cheque el dato. 

¿Qué me dice de las dichosas pavimentaciones que en su momento el agua se llevó?... Fueron otra manga de millones de pesos de aquellos 500 que duró dos años en entregarle Amlo, si es que los entregó completos. 

Faltan otros detalles curiosos, escandalosos, que poco a poco irán descubriéndose y publicitándose, sobre todo en materia de complicidades, pero es un tema a corto plazo que mejor dejaremos para finales de abril. 

En vía de mientras tome estas vacaciones en casa, no hay necesidad de salir a la calle o a la playa. 

EN FIN, por hoy es todo, el lunes le seguimos si Dios quiere. Cuídese. 

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de CEO, Consultoría Especializada en Organizaciones…                                                      

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com                                                          

Twitter: @Archivoconfiden                                                         

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304